Imagen 1E
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

CIERRA LOS OJOS Y PIENSA EN UN CIENTÍFICO

Jeniffer y John son dos estudiantes de ciencias que presentan una solicitud en varias universidades de investigación para ocupar el cargo de lab manager. Sus solicitudes se diferencian en una sola una cosa, el sexo. Sin embargo, los catedráticos que evaluaron sus solicitudes consideraron que Jeniffer era significativamente menos competente que John y merecedora de una remuneración un 10 % inferior.

Este estudio realizado por la Universidad de Yale en 2012 viene a evidenciar la existencia de un sesgo real en el mundo científico que desincentiva la presencia de mujeres en el campo de las STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics). Este sesgo general parece estar generado por meros estereotipos culturales muy extendidos.

Ante la evidencia de las dificultades que tienen las mujeres para destacar en el mundo científico y tecnológico no es de extrañar que solo un 28 % de los alumnos en carreras universitarias en la materia sean mujeres.

De las valientes que deciden cursar estos estudios, pocas llegan verdaderamente a las categorías de mayor rango dentro de la carrera investigadora. Así, apenas encontramos mujeres entre el profesorado catedrático de la universidad o en los órganos de gobierno. Esta segregación vertical de género se conoce también como techo de cristal.

A pesar de todo ello, a lo largo de la historia han existido intrépidas mujeres que con su trabajo y esfuerzo han contribuido enormemente al desarrollo científico. La informática Grace Murray Hopper fue una de esas mujeres. Almirante de la armada estadounidense, fue una pionera en el mundo de la computación, siendo la primera programadora del ordenador Mark I. Este dispositivo de cinco toneladas fue el primer ordenador digital de secuencia automática a gran escala y se utilizó para calcular los ángulos de tiro de los cañones navales en diferentes condiciones climáticas durante la Segunda Guerra Mundial.

La película biográfica Figuras ocultas (Hidden Figures) cuenta la historia de otra extraordinaria mujer científica, Katherine Johnson, una excelente matemática afroamericana que realizó para la NASA los cálculos que llevarían al hombre a la Luna. Más allá de sufrir las consecuencias derivadas de la segregación racial que los carteles de los baños diferenciados se encargaban de recordar; la llamada “Calculadora humana” hubo de hacerse un hueco en un mundo de hombres.

La iniciativa y curiosidad de Katherine la llevaron a plantearse el “por qué”, “para qué”, “cómo”, “por qué no” y a solicitar asistir a las reuniones de los ingenieros para poder discutir estas cuestiones con ellos. Esta petición, nada común en la época, fue finalmente atendida. Así, poco a poco, gracias a sus conocimientos y capacidad de liderazgo, Katherine Johnson se convirtió en un referente dentro de la NASA.

En una de las entrevistas a Katherine Johnson, ella afirma que las mujeres pueden hacer todo lo que los hombres son capaces de hacer y señala que, en muchas ocasiones, las mujeres tienen más imaginación que los hombres y prestan más atención a las cosas pequeñas.

Un ejemplo de esta capacidad para imaginar y ser original en la resolución de problemas es la matemática iraní Maryam Mirzakhani, que comparaba la resolución de problemas matemáticos con estar perdida en la jungla e intentar salir de ella empleando nuevos trucos. Maryam Mirzakhani se convirtió en 2014 en la primera mujer galardonada con la Medalla Fields, el premio más prestigioso en matemáticas. Al recibir el galardón, Maryam Mirzakhani dijo “Seré feliz si esto anima a las mujeres científicas y matemáticas jóvenes. Estoy segura de que habrá muchas más mujeres que ganen este tipo de premio en los próximos años”.

Apenas unos años más tarde, la Organización de Naciones Unidas, movida por el mismo deseo que expresa Maryam Mirzakhani en sus palabras, declaró el 11 de febrero como Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. En esta fecha se promueve así la realización de actividades que ayude a cerrar la brecha de género en la ciencia fomentando las vocaciones científicas entre las niñas.

Mujeres en la ciencia

En esta línea, nos encontramos con proyectos como Technovation Challenge, la competición de emprendimiento tecnológico para niñas más importante a nivel internacional. Este programa, que llega a Madrid en 2019, ofrece a niñas de todo el mundo la posibilidad de adquirir las habilidades que necesitan para convertirse en emprendedoras y líderes tecnológicas. Así, equipos de niñas de entre 10 y 18 años deben desarrollar una app para el móvil que solucione un problema que hayan detectado en la comunidad. Siguiendo el plan de negocio ideado por ellas, la app se lanzará posteriormente al mercado. Las apps se programan utilizando una plataforma online llamada App Inventor y para la elaboración del plan de negocio se sigue la metodología del Lean Startup y Design Thinking.

En 2018, el equipo ganador de la Junior Division fue el equipo Save A Soul de Nigeria, que desarrolló una app que ayuda a identificar medicinas falsas. Según la Organización Mundial de la Salud estas medicinas falsas causan cada año la muerte de alrededor de 100.000 personas en África, entre ellas el hermano de una de las integrantes del equipo.

Pensar que estas niñas son el futuro de la ciencia, nuestro futuro, llena de esperanza. Combatir los estereotipos que dificultan que niñas como estas triunfen en el mundo de las STEM es por tanto una responsabilidad de todos.

Ojalá la próxima vez que María Mittelbrunn, jefa de Laboratorio de Inmunometabolismo del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, pida a los asistentes a una de sus charlas que cierren los ojos y piensen en un científico venga a nuestra mente la imagen de Grace Murray Hopper, Katherine Johnson, Maryam Mirzakhani; mujeres científicas, mujeres inspiradoras.

Comparte este artículo en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spacetechies

Información

  • Calendario
  • Cursos
  • Inscripciones
  • Abre tu local

Cursos de programación, robótica educativa, impresión 3D, diseño, comunicación, gamer, nuevas tecnologías.