EL FUTURO ESTÁ EN NUESTROS TECLADOS

teclados futuro portada
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Las profesiones del futuro cada vez son más tecnológicas, ¿estamos preparados para afrontarlas? ¿Qué podemos hacer? ¿Están nuestros hijos aprendiendo al mismo ritmo que la digitalización está cambiando el mundo?

Actualmente, el pensamiento computacional es considerado una habilidad esencial, teniendo en cuenta las importantes relaciones que existen con el desarrollo de la lógica, la resolución de problemas, el pensamiento divergente o la creatividad, y no únicamente enfocado en el desarrollo de carreras profesionales relacionadas con las ciencias computacionales.

Dado el elevado crecimiento de los trabajos STEAM de manera global, se estima que existen más puestos de trabajo especializados en este campo que personas suficientemente formadas para ellos. Se calcula que el 85 % de los puestos de trabajo de 2030 todavía no existen, lo que supone que hacia el año 2020 se habrán perdido aproximadamente siete millones de empleos en España, debido a los cambios tecnológicos, a la automatización de procesos o a la aparición de los robots, lo que supone una aparición progresiva e imparable de nuevos puestos de trabajo relacionados con la ciencia y la tecnología, estimándose en 1.250.000 empleos nuevos entre 2017 y 2022.

El Instituto Nacional de Estadística concluye que la tasa de empleabilidad más alta (79,88 %) corresponde a la población formada en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, encontrándose entre las diez carreras universitarias con más salidas profesionales la Ingeniería Industrial, la Ingeniería Informática, la Ingeniería Mecánica y la Ingeniería Agrícola.

Es por esto por lo que es tan importante fomentar el acceso a las carreras STEAM, teniendo en cuenta que la elección de este tipo de carreras está estrechamente ligado al nivel socioeconómico y al género.

Muchos niños crecen sin un acceso al tipo de juguetes que potencian el interés por la tecnología e igualmente no cuentan con personas cercanas al mundo de la ciencia o la tecnología que puedan actuar como mentores, por lo que no alcanzan a aprender en su juventud las habilidades necesarias para atreverse a interesarse por carreras profesionales de carácter tecnológico.

El Futuro está en nuestros teclados

Así, se hace imprescindible promover en la población infantil la curiosidad por la tecnología, especialmente en niñas y en colectivos minoritarios, a través de la exposición a conceptos STEAM en las etapas de Educación Infantil, Primaria y Secundaria. Está claro que sin un acercamiento positivo y temprano a las habilidades STEAM más básicas es bastante poco probable que acaben eligiendo este camino a la hora de desarrollarse profesionalmente.

Hoy en día existen multitud de lenguajes de programación adaptados a los más pequeños, que de una forma muy lúdica permiten la introducción en el campo de la tecnología de una forma sencilla y ágil, así como una amplia diversidad en kits para la iniciación a la robótica o a la electrónica.

No obstante, puede ser complicado facilitar y potenciar el desarrollo del pensamiento computacional y de las habilidades relacionadas por diversas razones, desde la dificultad para integrar estos conocimientos en el currículo escolar, la poca disponibilidad de tiempo, la escasa preparación docente u otros problemas derivados de la diversidad del alumnado.

A pesar de estas dificultades expresadas anteriormente, es imprescindible encontrar un hueco para estas actividades desde edades tempranas, ya que se ha demostrado que incluso la realización de estas actividades por periodos de tiempo breve —30 minutos a la semana— tiene el potencial de cambiar la perspectiva sobre las carreras que se elegirán en el futuro, ya que con las habilidades computacionales y de programación adquiridas las carreras relacionadas con ciencias informáticas se considerarán más alcanzables.

La investigación relacionada con el aprendizaje de la programación y la robótica en etapas infantiles (Sullivan, Kazakoff & Bers, 2013) ha encontrado que ya a la corta edad de cuatro años se puede aprender a secuenciar correctamente un robot para que ejecute una tarea determinada.

También se ha encontrado que el uso de aplicaciones móviles educativas diseñadas para enseñar habilidades STEAM ofrecen buenos resultados de aprendizaje (Schroeder & Kirkorian, 2016), incluso hay resultados (Aladé, Lauricella, Beaudoin-Ryan & Wartella, 2016) que muestran que las habilidades numéricas mejoran significativamente tanto a través de juegos matemáticos interactivos como a través de la visualización de vídeos en los que otros niños juegan con estas aplicaciones. Todo esto muestra el importante potencial que ofrece la tecnología para el desarrollo de los más pequeños, que suelen tener un acceso temprano a variedad de dispositivos y no siempre los utilizan de la forma más adecuada.

En conclusión, la función de educadores y padres será la de aprovechar el interés innato que muestran los más pequeños por las pantallas y la interactividad enfocándolo hacia el desarrollo de habilidades de pensamiento computacional, que además de fomentar otras habilidades como la lógica o la resolución de problemas, permitirá una mejor adaptación a lo que les pueda deparar el mercado laboral del futuro.

¿Habéis apuntado a vuestros hijos a alguna actividad relacionada con la tecnología? ¿Creéis que es importante?

Comparte este artículo en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spacetechies

Información

  • Calendario
  • Cursos
  • Inscripciones
  • Abre tu local

Cursos de programación, robótica educativa, impresión 3D, diseño, comunicación, gamer, nuevas tecnologías.