5 CONSEJOS PARA ENSEÑAR ROBÓTICA A LOS NIÑOS DESDE CASA

Niño aprende robótica con los mejores consejos para enseñar robótica a los niños desde casa
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Un microondas, un despertador, una videoconsola o una lavadora. Sí, todos ellos son electrodomésticos, objetos cotidianos que podemos encontrar en casi cualquier hogar. Pero también son robots. Como objetos mecánicos capaces de ejecutar tareas obedeciendo las instrucciones que les damos, se ajustan a la categoría de ingenios robóticos aunque carezcan de forma humana o no respondan a los clichés que les asociamos. Estar rodeados de estos aparatos en nuestro entorno doméstico hace más simple y fácil acercar a los niños esta materia mediante consejos para enseñar robótica a los niños desde casa.

Aunque no es lo mismo el interés por los robots que el interés por la robótica, el primero sirve de caballo de Troya para facilitar el segundo. La cultura popular ha convertido estos objetos en iconos con un alto nivel de atractivo para diferentes generaciones, tanto desde el mundo de la literatura, sobre todo gráfica (los cómics), como desde el mundo del cine y la televisión. Personajes tan simbólicos como los androides de la saga Star Wars -R2D2, C3PO o el más reciente BB8-, los “mecha” o gigantes mecánicos de sagas como Transformers o Pacific Rim, o personajes menos sofisticados, pero igual de atractivos como Mr Spell o Buzz Lightyear de Toy Story han contribuido no solo a despertar el interés de muchos pequeños por este tipo de dispositivos, sino también a concretar qué son y para qué pueden servir. Pero si hay alguien que ha contribuido a incrementar el interés por los robots desde la infancia, ha sido Lego permitiendo incluso que algunas de sus creaciones se puedan programar y manejar, dando así vida a lo imaginado.

«Robots de la cultura popular han contribuido a despertar el interés de muchos pequeños por estos dispositivos y a saber qué son y para qué pueden servir»

Igual que el resurgir de los dinosaurios en los años 90 contribuyó a incrementar el interés por la paleontología y a despertar muchas vocaciones en este terreno, el siglo XXI no ha dejado de activar la curiosidad de numerosos jóvenes por la ingeniería mecánica y la informática a partir de las posibilidades que la robótica mostraba en el mundo de la ficción.

Podemos aprovechar desde casa este impulso para incorporar el mundo de los robots a las opciones de juego de los niños. El ámbito doméstico, de hecho, es ideal porque constituye un espacio controlado, seguro y suficiente para que experimenten con sus primeras creaciones mecánicas.

 

Niño aprende robótica con los mejores consejos para enseñar robótica a los niños desde casa

 

Herramientas básicas para iniciarse en la robótica

¿Qué nos hará falta para planificar este acercamiento de los niños a la robótica desde casa? Ante todo necesitaremos tres cosas:

  • Materiales con los que experimentar y jugar. Salvo algunos elementos electrónicos (baterías, pilas y cables, fundamentalmente), la mayoría de los objetos necesarios serán cotidianos que pueden transformarse en las más originales creaciones. Desde cilindros de cartón hasta tapones de corcho, fiambreras o cartulinas, todo puede servir para dar a luz las más ingeniosas configuraciones. Trabajar las manualidades hace que los más pequeños tomen conciencia de los procesos de creación y les permite desarrollar la imaginación sin límites.
  • Proyectos de desarrollo. Es posible que muchos padres y madres no tengan conocimientos de mecánica, electrónica, informática o robótica, pero afortunadamente existen numerosos sitios en internet, como Science Buddies o Research Parent, en los que vamos a encontrar sencillos tutoriales para realizar dispositivos interactivos con los que empezar a trabajar con nuestros hijos.
  • Tiempo. No es un recurso que se pueda comprar en ninguna tienda, pero es imprescindible para lograr que el esfuerzo dé resultados. Los niños necesitan atención, dedicación y supervisión, y la robótica está llena de buenas dosis de ensayo y error para poder avanzar y lograr nuevos retos. Sin tiempo, será muy difícil que obtengamos resultados y que los pequeños se ilusionen para ir cada vez un paso más lejos.

 

Niño aprende robótica con los mejores consejos para enseñar robótica a los niños desde casa

 

Consejos para la robótica doméstica

Con los ingredientes necesarios, llega el momento de tomar nota de varias sugerencias para que los niños aprendan robótica en casa. Echa un vistazo a estos 5 consejos para enseñar robótica a los niños desde casa.

 

1. Empieza por lo más básico

El mercado nos ofrece hoy todo tipo de kits de ensamblaje para llevar a cabo proyectos de robótica sofisticados. Makeblock, littleBits o Lego Mindstorms son solo algunas de las posibilidades que encontraremos en tiendas especializadas. Sin embargo, no están al alcance de todos los bolsillos y a veces requieren del desarrollo previo de algunas capacidades básicas para poder sacar de ellos el máximo partido. Además, corremos el riesgo de que, sin la supervisión adecuada, sean considerados unos simples juguetes más.

Para evitarlo, merece la pena empezar con objetos cotidianos con los que los jóvenes ingenieros descubran las posibilidades de transformación que tienen en sus manos. Además, utilizar este tipo de piezas (cartones, rotuladores, palillos, pegatinas, plastilina e incluso piezas de juguetes que se hayan podido romper) estimula su imaginación al hacerles ver que casi cualquier cosa puede ser parte de su creación.

Una vez que hayan trabajado proyectos caseros, estarán preparados para tomar con más ganas si cabe los kits especializados y pasar a un siguiente nivel.

 

2. Escoge proyectos que puedas reproducir

La robótica tiene mucho de ingenio, pero también requiere cierta disciplina. No es tan simple como juntar una serie de objetos y tratar de ensamblarlos para esperar que ejecuten movimientos u operaciones sencillas. Si no contamos con las herramientas mínimas adecuadas y carecemos de una idea previa sobre la que trabajar, el resultado será frustrante y lo más probable es que abandonemos a mitad de camino. Debemos evitarlo.

«Necesitamos las herramientas mínimas adecuadas y una idea previa sobre la que trabajar para evitar que los niños se frustren»

Por eso, es importante buscar tutoriales que nos indiquen, paso a paso, cómo armar un ingenio mecánico de nuestro interés y asegurarnos de que contamos con todas las piezas que podamos precisar. Solo a partir de ese momento podremos sentarnos con los niños para lanzarles el reto de construir un robot. No olvides que seguir los pasos será tan importante como ser flexible en la ejecución del proyecto y enseña a los niños que, como en todo proceso, seguir los pasos es lo que nos lleva a una finalización correcta.

 

3. Da libertad creativa

La robótica es una ciencia orientada a la resolución de problemas. Y muchos problemas no tienen una única forma de ser resueltos. Para los adultos es más difícil observar las posibilidades porque solemos estar influidos por nuestra experiencia previa. Pero los niños carecen de muchos de los prejuicios que nos limitan y son capaces de ser ingeniosos y creativos si no se les coarta.

La libertad creativa es fundamental para que sean capaces de encontrar formas de resolver problemas y de superar obstáculos. Además, las equivocaciones son necesarias para que interioricen los procesos de ensayo y error tan importantes en programación. Debemos ayudarlos a encontrar los caminos para avanzar en vez de asumir el mando y ejecutar nosotros mismos las tareas. Evitemos hacer las cosas por ellos.

¡Y muy importante! Anímalos a personalizar sus ideas. Poner ojos al robot, colorear la estructura de una determinada forma o adornar el mecanismo con piezas de otros juegos hará que sientan el resultado como algo propio. Les hará sentirse partícipes aportando su toque singular.

 

4. Anímalos a razonar

El razonamiento, como procedimiento encadenado de suposiciones y demostraciones, nos sirve para darle un sentido a cualquiera de las cosas que hacemos. En el caso de la robótica, es importante que no haya improvisación, sino que cada elemento, ya sea una batería que mueve unas ruedas o un brazo articulado que realiza un movimiento de pinza, responda a una dinámica y un objetivo. No se trata de construir figuras, sino de que esas figuras ejecuten una tarea concreta.

«La robótica doméstica no consiste en construir figuras, sino en que ejecuten tareas concretas»

Es importante preguntar a los niños por qué motivo están escogiendo una configuración, para qué esperan que sirva poner una pieza en un determinado sitio y qué creen que sucederá si ordenan el conjunto de la manera en que lo hacen. Al justificar sus acciones en voz alta, los ayudamos a razonar y reflexionar. Ellos mismos se esfuerzan por dotar de lógica a su trabajo y encuentran de forma más fácil los aciertos y los errores de su planteamiento.

 

5. Potencia sus cualidades

No todos los niños cuentan con las mismas aptitudes iniciales. Algunos son grandes creativos y son capaces de idear soluciones con facilidad. Otros se comportan como ingenieros consumados gracias a sus habilidades manuales. Los hay que cuentan con un pensamiento muy estructurado y saben programar mejor definiendo y ejecutando órdenes. Identifica cuál es el perfil del niño, estimúlalo y ayúdalo a expresarse a través de proyectos robóticos que le permitan evolucionar.

A partir de ahí, podrás ver cómo son capaces de crecer interactuando con otros niños o facilitándoles el acceso a nuevos dispositivos. En casa, una vez activadas estas habilidades, podrás introducirlos en el mundo de los objetos conectados y programables, como las placas Arduino o las micro:bit, que requieren de ordenadores para definir funciones. Te sorprenderá lo rápido que se autogestionarán para descubrir nuevas rutinas, localizar tutoriales y mostrarte creaciones que no habrías imaginado.

Seguro que entonces podrás traerlos a Spacetechies a desarrollar con nosotros sus capacidades, tanto en ingeniería como en programación. Nuestro programa Engineering 1 les permitirá cruzar conocimientos de robótica con el diseño de aplicaciones e incluso el diseño 3D. En el caso de Coding 1, pensado también para niños de 10 a 13 años, podrán descubrir el mundo de la programación en los lenguajes más habituales en el mundo de la robótica y el desarrollo web.

Ahora es tu turno. ¿Comenzamos desde casa?

Comparte este artículo en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Spacetechies

Información

  • Calendario
  • Cursos
  • Inscripciones
  • Abre tu local

Cursos de programación, robótica educativa, impresión 3D, diseño, comunicación, gamer, nuevas tecnologías.